Manifestación placentera

Lápiz y acrílico sobre papel canson

Fragmentos de la vida cotidiana en las primeras etapas del individuo evocan impresiones de integridad, amor, familiaridad y protección que se materializan a medida que el hombre adquiere experiencia y vida. Sin embargo, también se adquieren emociones que evocan eventos abrumadores como el miedo, el desequilibrio y perturbaciones internas que construyen una doble realidad, un universo paralelo al que constantemente solemos vivir en el mundo real.

Las transformaciones, los fragmentos, el trazo y la deformación son lenguajes que empleo en el dibujo para aludir al desequilibrio y las perturbaciones del individuo; es lo inestable de la vida y el miedo a la materialización visual y plástica de memorias negativas de la realidad.